Mensajes a todos los peruanos

Federación de periodistas de Perú FPP

Comentarios sobre la realidad peruana
Jorge Paredes Romero Periodista y humanista peruano

Hacer clic aquí Un mp3 de audio se abrirá en una nueva pestaña, es decir podrá seguir la lectura de líneas abajo.

   contador de visitas Besucherzähler  contador de visitas  contador de visitas gratis  install tracking code  

       

Lea más comentarios de Jorge Paredes    Aquí mucho más  
 

                                                             
ontador de visitas

 
 

Miércoles 5 de Marzo del 2014  La salud pilar fundamental para el desarrollo


Hace años venimos propugnando la idea que, los cuatro pilares fundamentales para el desarrollo social son: salud, educación, trabajo y seguridad integral, ahora explicaremos porque hacemos esta afirmación.

Es muy fácil deducir que, sin salud es más difícil hasta imposible estudiar; quien no estudió o tecnificó le será más difícil conseguir un buen trabajo; al no tener ingresos, tampoco tendremos seguridad de algún tipo, para resistir los años de la tercera edad y ancianidad.

Una de las causas porque Perú no ha logrado acceder al desarrollo tan ansiado, no obstante ser una antiquísima cultura, es por no tener un sistema sanitario excelente. Perú, dispone de ingentes riquezas, una diversidad climática, un territorio que cuenta con todo tipo de tierras y produce de todo cuanto pueda alguien desear, dispone de una amplísima zona costera con acceso al mar, es decir tenemos todo cuanto desea tener cualquier país del mundo, pero no hemos accedido a los adelantos técnicos e industriales, capaces de transformar esos recursos en artículos acabados, es decir artefactos, vehículos, herramientas, maquinarias, inclusive refinar los insumos primarios de los que disponemos y que son variadísimos.

La salud es la base para el estudio y el trabajo, si no disponemos de una buena atención, memoria, destrezas asociadas a los sentidos y al equilibrio orgánico, entonces no podremos asimilar aprendizajes que justamente nos llevarán al progreso y por ende al desarrollo. La salud de un individuo no empieza en su nacimiento, va mucho más atrás, ya que debemos considerar la salud de los padres, que son los procreadores de una nueva vida y esta debe venir en las mejores condiciones. Los padres deben ser saludables y tener una carga genética favorable, un sistema inmunológico fuerte y suficiente, como también no deben ser portadores o heredar enfermedades, que muchas veces no son apreciadas en la mujer. Por ejemplo la distrofia muscular, cuya portadora es la madre, quien al procrear hijos varones, estos tendrán la enfermedad, que paralizará su cuerpo por debilitamiento muscular a partir de los 10 a doce años, mientras si tuviera una hija mujer, esta sería solo portadora, no presentaría la sintomatología de tales síndromes, siendo uno el denominado Distrofia muscular de Duchenne, pero hay otras enfermedades temibles como el VIH, la epilepsia, etc.

De modo que la salud de un individuo depende también de sus progenitores y todo ello debe ser descubierto mucho antes de procrear, del mismo modo esa pareja debe prepararse económica, social y espiritualmente para asumir la procreación y posterior crianza de un nuevo ser, es decir aparte de tener salud, disponer de ingresos fijos, un hogar físico, y la plena certeza de perseverar en la convivencia y no llegar a la disolución temprana de la familia.

Una vez nacida la criatura, esta debería automáticamente ser inscrita en un sistema universal de salud, sin que prime la exigencia que sus padres trabajen y una vez cumplidos los 18 años de edad no debe salir de ese sistema, sino continuar allí, pero ya con la independencia que le otorga el haberse transformado en una persona con decisiones propias y continuar en un sistema de salud gratuito  universal. Mas ¿qué sucede en nuestro país? Si los padres trabajan, esa criatura accederá a EsSalud, aunque hay casos de adultos que trabajan pero no están asegurados, entonces tendrá que recurrir al SIS o al MINSA y si sus padres pertenecen a las fuerzas armadas entonces tendrá la sanidad policial, del ejército, la marina o la aviación o si está en un poblado menor, podrá acceder a un Red Clas, si tiene dinero a clínicas, etc., es decir los innumerables  subsistemas existentes, dificultan la administración de la salud de manera adecuada y formal.

La Dra. Ghislaine Lanctot, médico franco-canadiense, es categórica al afirmar que los ministerios no deberían llamarse de salud sino de la enfermedad, porque lejos de preocuparse en prevenir y sanar, se dedican a repartir, en todo caso a vender medicinas, siendo entonces la gran industria farmacéutica y las farmacias, quienes lejos de preocuparse por sanar, más bien viven de la enfermedad, porque solo así podrán vender sus medicinas, recetadas por los médicos. Estas afirmaciones las hace en un libro titulado “La mafia médica” por lo que le retiraron la licencia médica. Nosotros lo hemos leído y concordamos en mucho de lo que allí se afirma y nos propone recurrir a la medicina alternativa o en todo caso al naturismo, como solución. Muchas enfermedades agudas, en manos de la medicina tradicional, se vuelven crónicas, lo cual es muy bueno para la industria farmacéutica, que venderá más medicinas.

Creemos que la menor manera de tener salud, es lograr que desde niños, los seres humanos accedan a una buena alimentación, lo más natural posible, lejos de los alimentos envasados, embotellados y refinados, de tal forma que el organismo asimile todo cuanto necesite durante los primeros quince años de vida, ya que es hasta esa edad que la naturaleza permitirá que el cuerpo asimile defensas, reservas y se pertreche todo lo suficiente para el resto de la vida. Un adulto solo debe recibir alimentación de mantenimiento, es el niño el que debe recibir mejor alimentación nutricional y de almacenamiento, solo eso permitirá que el ser humano tenga después, una sana existencia, libre de enfermedades y contagios, ya que tendrá en su organismo las defensas suficientes, para contrarrestar el ataque de diversas patologías.

Pero ¿qué sucede cuando los padres no disponen de ingresos suficientes, para proveerse de alimentación sana y nutritiva? Pues sencillamente esos niños crecerán con deficiencias. Al mismo tiempo ese niño irá asimilando una serie de elementos perjudiciales a través del agua, el aire que respira, el hábitat, y todo cuanto se lleve a la boca durante estos primeros quince años de vida, especialmente en la niñez. Del mismo modo, cuando se encuentre ya estudiando a partir de los 6 años, no tendrá las suficientes calorías, proteínas, vitaminas y complementos diversos, para que su organismo esté preparado para tener una buena atención, memoria, discernimiento y energía, así de ese modo resistir los ataques de diversas patologías que viven alrededor, en el contexto de sus vidas, que recién van creciendo y madurando.

La mejor forma de lograr defensas es mediante la ingestión de una sana, variada e integral alimentación, en donde se disponga de cereales, proteínas, carbohidratos, legumbres, hortalizas y frutas,, que proveerán minerales, vitaminas, aceites sanos,  azúcar sin refinar y una serie de minerales tan necesarios como el calcio, el hierro, por citar algunos. Una de las profesiones más consultadas debe ser el nutricionista, más que el médico, una buena alimentación nos mantendrá lejos del médico. Yo he sido suficientemente claro al afirmar por propia experiencia, que durante los 71 años que tengo de existencia, no he sufrido enfermedad alguna, no he sido llevado al médico o al hospital por alguna enfermedad. He afirmado contundentemente que si no hubiera sido el accidente que tuve el año  1972, jamás hubiera pisado un hospital, ni hubiera necesitado un médico, porque lo mejor que tuve en la niñez fue la alimentación y actualmente estoy provisto de una alimentación muy natural, austera y suficiente, lejos de los excesos, del anti naturalismo; no soy amigo de productos envasados o embotellados, no alcohol, no cigarro, tampoco alimentos grasos, ni cargados de condimentos. Tampoco soy amigo de comer en restaurantes o comida chatarra ambulante.

La salud básicamente se consigue con una buena alimentación, de modo que un gobierno que se precie de atender la salud de su pueblo, debería proveer a sus trabajadores salarios suficientes, para que las familias dispongan de una mesa agradable, para tener salud mediante una sana y suficiente alimentación, con frutas, para de esa forma alejarse del hospital, en donde lamentablemente el sistema sanitario de Perú recurre fundamentalmente a los analgésicos, antipiréticos, antiinflamatorios, y son los medicamentos mágicos, por ejemplo de EsSalud, luego tienen los antibióticos, transfusiones de sangre y suplementos alimenticios diversos, cuando ya es tarde cuando ya el organismo no asimila, esos elementos son solo prolongadores de vida, la cual en algún momento acabará, vencida por la enfermedad.

De modo que si un gobierno no se preocupa por la salud, como es el caso de Perú, jamás podrá desarrollar, porque una población enfermiza, no podrá estudiar, y al no estar preparada tampoco trabajará con eficiencia, entonces no dispondrá de la previsión social, a la que todo trabajador accede después de años de servicio a una empresa formal y responsable.

Los numerosos subsistemas de salud deben desaparecer, y dar lugar a un sistema  universal de salud al cual accederá un nacido hasta el último instante de su vida, servicio gratuito que atienda indiscriminadamente a todo peruano, sin distinción alguna. Solo así podremos tener una población que acceda luego al estudio y posteriormente al trabajo y a su seguridad.

Los numerosos subsistemas de salud, dan lugar a numerosas gerencias, servicios multiplicados, oficinas innecesarias, hospitales con pocos especialistas, toda la aparatología dispersa en numerosos nosocomios, cuando mejor sería un solo sistema de salud universal, con menos empleocracia, suficientes ambulancias, especialidades, quirófanos, cirujanos, etc.

La Dra. Ghislaine Lanctot rescata al cirujano como el médico por excelencia, nosotros lo consideramos así, la cirugía reparadora por ejemplo, brinda beneficios enormes a muchos pacientes, del mismo modo los trasplantes, pero no recurrir indiscriminadamente a la cirugía como una panacea, sino después de haber agotado todos los otros medios de sanación naturales.

Un pueblo debidamente atendido en su salud, podrá desarrollar, porque tiene la suficiente base sanitaria para estudiar  y luego trabajar, así podrá construir toda su felicidad y desarrollo.


Jorge Paredes Romero
Periodista y humanista peruano


Página Web: www.arielperu.com


Correo: arielperu@gmail.com

 

 
 

Clic y podrá leer y escuchar más comentarios de Jorge Paredes Romero

 
 

Es bueno tener información para descubrir y defenderse del poder oculto que destruye a la humanidad y las amenazas no nos intimiden.

 
 

 

 

   

Radio  Sociedad Latina, una radio sana para un mundo mejor