Mensajes a todos los peruanos

Federación de periodistas de Perú FPP

Comentarios sobre la realidad peruana
Jorge Paredes Romero Periodista y humanista peruano
 

Jorge Paredes Romero

  001 Un mensaje de esperanza para los peruanos  
    002 Realidad de a la familia y juventud peruanas install tracking code
    003

La realidad de nuestros adultos en Perú

 
  004

La salud pilar fundamental para el desarrollo

 
  005 La educación ideal para los peruanos  
  006 Conozcamos el poder mundial  
  007 Todos deseamos justicia social  
  008 ¿Somos realmente independientes?  
  009 ¿Hasta dónde resistir?  
  010 Conozcamos a un personaje del Sistema  
  011

¿Qué nos pasa en Perú?

012

42673

 
   
   
       
     
     
     

Hacer clic aquí Un mp3 de audio se abrirá en una nueva pestaña, es decir podrá seguir la lectura de líneas abajo

 

hit counter contador de visita

 
 

El oscuro mundo de la política



¿Por qué Perú siendo productor de hidrocarburos, tiene la gasolina y el gas, más caros del mundo? La respuesta está quiénes son los que administran los bienes del país, los políticos.

Hace muchos años la política me venía tentando, pero nunca me animé a ingresar por todo cuanto percibí en su momento, pero hoy no me arrepiento, aunque me doy cuenta que lo que conocí fue apenas tangencial, creo que en verdad detrás de los siniestros personajes que ya conocemos en la torcida política, existe gente honesta, si, existe aunque muy poca, poquísima, pero asusta pensar que mañana podríamos estar gobernados quizá por un delincuente.

Tengo amigos que han logrado posicionarse en la política, algunos de ellos tienen un accionar aparentemente limpio, pero considero que debe ser muy difícil moverse en esos corredores, sabiendo que en el mundo de la política puedes encontrar hasta la muerte por razones desconocidas y que nunca se sabrán, incluso podrías aparecer ante la opinión pública que falleciste por causas naturales, una penosa enfermedad o quizá un accidente, lo cierto es que no es fácil arriesgarse sabiendo todo esto e ingresar al mundo de la política, salvo que seas tan testarudo para hacerlo y resulte providencial que termines sin rasguños.

La política tiene aliados en otras ocupaciones, digamos el periodismo, los líderes sindicales y el poder judicial, el contubernio puede darse donde uno menos se imagine, los acomodos y concordatos pueden ser hoy con unos, mañana con otros, depende de qué lado soplen los vientos y hacia donde se orienten los intereses, lo cierto es que Perú y ha sido siempre un botín que se ha presentado muy apetitoso para cuantos pusieron sus ojos en él.

Aun antes de aquellos lejanos años del siglo XVI, cuando una vez descubierta América, desde Panamá se digitaban las invasiones, sean al norte al sur o los alrededores, todo brillaba porque en todos sitios había oro, aunque en primera instancia lo que se buscaba era alimento y mano de obra barata, y es lo que aun se sigue buscando, de allí los TLC y las facilidades para quienes van a trabajar, sea a la península ibérica o los países mediterráneos y al país del norte.

Lo que sabemos ahora de “La Centralita”, es poco o nada a comparación de las “centralotas” que se dieron siempre en Perú, lugares desde donde se digitan todos los movimientos del político o sus contrincantes, desde esos lugares se coordinan, por lo que ahora sabemos, crímenes, atentados, titulares falsos, las cortinas de humo, también las faenas de grupos de malos periodistas generalmente asalariados por el régimen de turno, sea un gobierno local, regional o nacional. Por lo que ahora sabemos, estamos completamente seguros que no estamos siendo gobernados por gente bien intencionada, esa buenas intenciones son las que escuchamos en los discursos, preparados por jefes de campaña que utilizan sus dotes para darle una buena imagen al candidato, son los encargados de dorar la píldora, que al fin tendremos todos que tragar, convencidos que elegimos al mesías esperado por tanto tiempo y que por fin salvará al Perú, pero en realidad será quien se lleve todo cuanto pueda.

La primera vez que me tocó votar fue el año 1964, estaba por entonces gobernando Fernando Belaunde Terry, no pude votar para presidente porque estuvimos gobernados por la Junta Militar primero de Velazco, luego de Morales Bermúdez el del Tacnaso, recién voté en 1980 en que salió coincidentemente elegido por segunda vez el Arquitecto, ahora ya no estoy obligado a votar, de modo que será mi decisión hacerlo o no, pero siempre he estado atento a lo que se da en esas contiendas electorales. Hoy con mayor información que entonces, analizo lo que sucedía y sucede y comprendo que una es la imagen ante el electorado pero otra la realidad de lo que sucede en las catacumbas del poder, donde se mueven oscuros personajes capaces de todo, incluso gente de mal vivir, contratada para realizar acciones soterradas que nadie descubrirá y que se culpará a quien sindique la prensa comprada y todo ello configura parte de la contienda, porque convencer al electorado es no solo materia de discursos, sino también de titulares, escándalos, hallazgos, declaraciones sorpresa, es decir se maneja todo cuanto pueda colocarse como una pieza clave en el tablero del ajedrez político.

En ello se valoriza todo cuanto pueda ser utilizado en pro o en contra de los objetivos a conseguir, esos son los medios para conseguir los fines, de allí la frase: “El fin justifica los medios” atribuida a Maquiavelo y significa que gobernantes o el pueblo han de estar por encima de la ética y la moral dominante para conseguir sus objetivos o llevar a cabo sus planes. Pero existe un manual de ética escrito en 1645 por el teólogo jesuita Hermann Busenbaum (Medulla theologiae moralis), en él puede leerse: cum finis est licitus, etiam media sunt licita ('cuando el fin es lícito, también lo son los medios') y esto parece ser lo que comparten los políticos de hoy, si consiguen el poder, todo cuanto hagan es lícito, se justifica.

Sino entonces ¿cuál es la explicación que en todos estos escándalos que se están dando vemos nombres de congresistas, jueces, periodistas, políticos en ejercicio del poder, es decir como si nadie tuviera ni la más mínima vergüenza de lo que está haciendo, de los intereses que defiende o el amo a quien ciegamente obedecen, pareciera que no son conscientes del daño que están ocasionando o que están firmemente convencidos que todo cuanto hacen está bien, es decir es lícito, entonces el teólogo Hermann Busenbaum es el guía y justificador de lo que hoy hacen estos personajes, la impunidad resulta su protección.

Entonces estamos avisados y notificados, que tras la elección de un alcalde, un presidente regional, congresista o presidente hay necesariamente unas catacumbas en donde se juega el uso del poder, el espionaje político, campañas a opositores, es decir trabajo sucio, clandestino, cosas raras, oficinas donde se imparten y reciben instrucciones para acusar o sembrar corrupción, para ello está el poder del dinero y de las armas, están en el tapete radios, canales de televisión, prensa escrita, todo cuanto pueda prestarse para tender celadas o publicar infundios, no importan las consecuencias si estas favorecen a quien paga la factura, generalmente los testaferros, porque los candidatos no se encargan del trabajo sucio, no dejan huellas, hay gente ex profesamente dedicada a estos negocios turbios.

Pero también hay quienes se arrepienten y logran alejarse de esas organizaciones y luego son perseguidos por sus antiguos amigos y entonces buscan la protección de otros grupos y es allí donde en verdad se tienden emboscadas, o simplemente estrategias destructoras de honras, que casi siempre rinden resultados, a veces no y entonces la impunidad brilla por sus efectos y la política se impone, como la mejor fabricante de imágenes etéreas y nada ciertas, pero que el electorado difícilmente detecta o se da cuenta y elige a la persona equivocada.

Los mismos organismos anticorrupción resultan contaminados y muchas veces de pantalla para proteger a los que ejercen el poder y defenestrar a los vencidos, de modo que tampoco son de fiar este tipo de organizaciones o instituciones, ya vemos como los encargados de brindar justicia ahora se venden al mejor postor ¿en quién realmente confiar? He ahí el dilema

El cinismo y la inteligencia puesta al servicio del mal son ahora las estrellas, podemos ver con toda claridad cómo es que estos últimos veinte años son justamente los que se ha enseñoreado en la política: el cinismo y la inteligencia malévola, en contubernio con abogados hábiles, a quienes solo interesa el dinero y estar siempre en el titular de la noticia, se encargan en defender lo indefendible pero que a la hora del discurso, del alegato hacen uso del florido lenguaje la demagogia y la dialéctica para convencer a jurados quienes no tienen otra que sentenciar inocencia, archivar o decir “no ha lugar”, de modo a que en su mente queda la duda impuesta por abogados muy hábiles y lamentablemente al servicio del mal uso del poder.

Nosotros creemos que ejercer el poder es necesario, es parte de lo que se requiere para administrar un Estado, mas el poder debe ser ejercido con honestidad, con equilibrio, con transparencia e inteligencia pero no con finalidades subterráneas de conseguir dinero, favorecer a la familia, a los amigos y a una cúpula que se enseñoree en un país en donde lamentablemente la falta de educación, información y espiritualidad ha hecho que exista un electorado dependiente, mal informado y veleta, que es fácil de convencer y guiar al momento que tengan que decidir por una opción y eso es lo que se maneja en estas circunstancias.

Seguiremos investigando, indagando y exponiendo ante Uds. lo que consideramos acertado, propio y justo con la finalidad de no cometer errores al momento de elegir, esa es nuestra misión y deseamos cumplirla a cabalidad. Creo que cada día la involución es más acelerada, es decir podremos estar evolucionando tecnológicamente, pero estamos involucionando espiritualmente. El ser humano no solo es órganos, sino también contenidos, el organismo respira, se alimenta, el espíritu trasciende, valora y se proyecta y lo estamos haciendo muy negativamente, nos estamos destruyendo con esa misma tecnología que estamos descubriendo. Vengo haciendo esta tarea desde que tenía quince años de edad, es decir 56 años en esto, pero en lo que a mí respecta, me queda la idea muy clara que los dueños de Perú son apenas cuarenta ladrones y Alí Babá solo se recicla…
 


Jorge Paredes Romero
DNI 13080914
Periodista peruano
Registro FPP 7703

 

Nuestra Web: www.arielperu.com
Nuestro correo es:  arielperu@gmail.com

Telef.: 5414264   Cell.: 998562797

 

 
 

Lea más escritos y comentarios de Jorge Paredes Romero

 
 

Es bueno tener información para descubrir y defenderse del poder oculto que destruye a la humanidad y las amenazas no nos intimiden.

 
 

 

 

   

Radio  Sociedad Latina, una radio sana para un mundo mejor